Definitivamente, es una gran victoria de Venezuela, la lograda este domingo que pasó, cuando el Partido Socialista Unido (PSUV) se convierte en la primera fuerza política del país sudamericano. No es menor este avance. Sin triunfalismos, es para celebrarse. Es un descanso para los pueblos de nuestra América y el mundo. El Comandante Chávez está feliz allá en el cielo. Su pueblo no le falló. Sus fuerzas armadas no le incumplieron. Su partido, el PSUV, estuvo a la altura. Su mejor discípulo, el Presidente Nicolás Maduro, fiel, leal, en la pura línea, tampoco se desvió.

 

El partido que formó el Comandante Hugo Chávez, el PSUV, obtiene el sesenta por ciento de las alcaldías de todo el país, superando a la derecha con 800 mil votos, que representan un nueve por ciento de diferencia. Esto, muy importante, muy destacado, no es para despreciarse, ni subestimarse.

 

No obstante la guerra mediática operada desde Washington y los sabotajes eléctricos, las multitudes venezolanas decidieron votar por el chavismo, propinando un fuerte golpe al imperialismo, que creyó podía revertir el proceso que inició el país hace casi quince años, con Hugo Chávez Frías al frente del proyecto, el cual, defiende el interés nacional entrelazado con las garantías sociales en la patria de Bolívar y que se ha convertido en claro ejemplo a seguir entre las grandes masas de América Latina y el mundo.

 

Lo que sigue en Venezuela no será fácil. Pero, no cabe duda que la victoria del PSUV en las elecciones municipales de este domingo 8 de diciembre que acaba de pasar, es un salto en la ruta trazada desde 1999, que fortalece a la Revolución y es una poderosa arma para seguir enfrentando al imperio y, a la vez, profundizar este proceso que es la esperanza de los pueblos de nuestra América y una luz en el sinuoso camino que día a día transitamos.

 

Van ya diecinueve elecciones en Venezuela en las cuales el chavismo ha salido adelante. Sólo una ha perdido. Seguramente el proceso continuará a favor del pueblo de Venezuela, ofreciendo ejemplos a los pueblos del continente, porque aquí también cuentan las grandes masas trabajadoras de la Unión Americana, que, igual, pugnan por un cambio radical y profundo al interior de la sociedad estadunidense.

 

Blog del autor: https://miguelgonzalezibarra.wordpress.com/

           Twitter: @MGonzalezIbarra

Anuncios