Los he visto dos veces. En la feria del libro de la Universidad Autónoma de Nayarit y en el SPAUAN. Ya soy entusiasta adepto de su creación artística y exhibiciones por venir. Me refiero a Huikari, agrupación musical de Folclor y canto comprometido, tal y como ellos mismos se definen.
No es un grupo cualquiera. Es apoyado por nuestra universidad. Eso es muy positivo y nos obliga a expresar un sincero reconocimiento a ese mérito de las autoridades de la máxima casa de estudios de Nayarit.
Sus integrantes, son profesionales de la música. Acaban de nacer, como colectivo.
Interpretan cantos vinculados al desarrollo cultural e histórico de América Latina, donde está, por supuesto, nuestro país, México y, claro, también Nayarit, entrañable estado, para quienes aquí nacimos y vivimos.
Huikari así, practica el cantar que arrancó con fuerza en la Revolución Chilena conducida por la sapiencia y valentía del Doctor Salvador Allende, de 1970 a 1973. Aunque, pocos años antes, había emergido la Nueva Trova cubana con Carlos Puebla, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, como sus representantes más destacados.
“Venceremos”, es, sin exagerar, un bello poema hecho canción, que puede resumir aquella gloriosa etapa latinoamericana, cuya pieza se ha convertido, en la actualidad, en el himno de combate de diversas expresiones políticas, sociales y culturales del mundo.
Huikari está ya en el gusto de un sector de nuestra población nayarita, ello, no obstante, que están en sus primeros pasos como expresión artística y de la cultura.
Las interpretaciones de este singular agrupamiento local, fortalecen la convicción profunda que, aun en la adversidad, el canto y la música, además de llevar alegría a los humanos, igual, son una muy poderosa arma de combate y de lucha, que forma y construye conciencia en las masas populares.
Evidentemente, el alumbramiento de esta agrupación se dio con fuerza y mucha vitalidad. Estamos seguros que sus presentaciones y conciertos serán infinitos. Le cantarán, como ya lo hacen, a la UAN, a Tepic, a Nayarit, a todo México, pero, también, a la América Latina y al mundo entero.
Ese penetrante y contagioso canto de Huikari, que ya es intenso y conmovedor, contribuirá en mucho, a la llegada de ese mundo mejor, tan esperado por todos y, que, inexorablemente, tendrá que arribar a estas tierras.
Le deseamos larga y eterna vida, a Huikari. Un abrazo fraterno a todos y todas sus talentosos y talentosas integrantes.

Anuncios