El pueblo más digno de la tierra es Cuba. Desde que apareció el Estado, el país con mayor dignidad es Cuba. Son ya cinco décadas y un lustro encarando a la potencia más poderosa de la historia universal. En momentos ha estado sola, luchando, resistiendo, enfrentando al criminal imperio a sólo unas cuantas millas de distancia. Nunca ha flaqueado, menos rendirse. Después de casi 55 años de Revolución sigue dando ejemplos al mundo. El cubano, es de esos pueblos que trabajan con el corazón ardiente pero con la cabeza fría, consciente, muy consciente del papel que le tocó jugar en el ajedrez de los cinco continentes.
DE EISENHOWER A OBAMA
De 1959 a 2013, el gobierno revolucionario de la isla, ha desafiado a once presidentes de Estados Unidos. Ninguno logró su objetivo. Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Reagan, George H. W. Bush, Clinton y George W. Bush, terminaron derrotados. El actual, Barack Obama, tendrá que concluir su período viendo la consolidación de la patria de los trabajadores en la mayor de las Antillas y la ampliación del sistema en el hemisferio. Entre tormentas, huracanes, ciclones y sismos, el modelo cubano sigue, tal cual las rocas milenarias resisten el golpe ininterrumpido de las olas del mar.
PRUEBA SUPERADA
Sobrevivió al mayor de los sismos. La caída soviética y del campo socialista fue el suceso de más contundencia sufrido por este heroico pueblo. Superó el trance. Como los grandes gladiadores, los trabajadores cubanos continuaron la ruta edificando el régimen que rompe las cadenas de la explotación del hombre por el hombre. No pocos creyeron que esa prueba no la pasaría. La salvó con inusitado decoro, sin exagerar, con mucha dignidad. Fue necesario, en casos, prescindir de la maquinaria y regresar al cultivo con la yunta de bueyes y, de ese modo, producir los alimentos para sus amados niños y toda la población.
SU INTERNACIONALISMO
Cuba no es potencia económica, ni militar. Pero, sí, es potencia política y moral. Es un país que tiene el respeto de todos los pueblos del mundo. Es respetado, precisamente porque respeta a todos los pueblos de la tierra. Hay que mencionar aquí, que el pueblo más solidario del planeta, es Cuba. Su internacionalismo, es un valor que nunca se había visto en la historia de las relaciones entre los pueblos. La hazaña de Angola, está registrado como uno de los hechos de mayor impacto y será, a perpetuidad, un obligado referente para las generaciones por venir.
EL BLOQUEO
Al modelo nacionalista y proletario de Cuba, el gobierno de Estados Unidos respondió con el asedio y la presión apenas veintidós meses después del triunfo revolucionario. El boicot no cesa. Con Obama se ha recrudecido. El gobierno de la isla, como campeones en política y en moral que son, busca el diálogo con el representante del imperio, ello, a pesar de los costos en su contra, pues, los cubanos han perdido un millón de millones de dólares y un significativo número de vidas, causa a esta medida irracional de Washington. En esta batalla, los yanquis se encuentran absolutamente aislados. Cada año, en Naciones Unidas, el gobierno norteamericano se queda solo, frente a la casi totalidad de los países de la comunidad internacional que votan contra el bloqueo impuesto por la Casa Blanca a Cuba, proclamando su levantamiento.
LA CORONA MUNDIAL
El pueblo cubano decidió romper las cadenas del capitalismo. Es lo que no le perdona Estados Unidos. Resolvió construir el sistema que termina con la explotación del hombre por el hombre y reparte con equidad y democracia la riqueza que producen los trabajadores. En este país se demuestra que el mencionado régimen es superior al que se guía por las reglas del mercado como es el caso de Norteamérica y México. El socialismo cubano, ha llevado a ese pueblo, a ganar la corona mundial no sólo en moral, en ética y en política, sino en educación, en salud, en el deporte y la biotecnología, por citar algunos rubros, sin dejar de mencionar su alta conciencia patriótica y de clase; esto último, es, en verdad, fuera de serie, siendo su mejor arma.
COMPAÑÍA DE TRES AÑOS
De 1959 a 1970, Cuba marchó sola en América Latina. En el curso de tres años Chile la acompañó con Allende a la cabeza. El gusto duró hasta el golpe de Pinochet aquel infausto 11 de Septiembre de 1973. Los comunistas y socialistas chilenos, la izquierda chilena, proclamaron también el socialismo para Chile. Los yanquis no lo soportaron, perdieron la cabeza. Este corto período, pero muy significativo en la tierra de Neruda, se hizo y registró, gracias a la dignidad del pueblo cubano, cuyo alto valor, el de su inconmensurable dignidad, arrancó el 1 de enero de 1959.
UNA PAREJA MUY PODEROSA
El ejemplo y la dignidad de Cuba fue cundiendo, penetrando, ganando terreno en América Latina hasta que llegó Chávez. El 2 de Febrero de 1999 se instaura en Venezuela un gobierno popular y democrático que sigue hasta nuestros días. Cuba se fortaleció, sin lugar a ninguna duda. Ya no estuvo sola en el hemisferio. Los dos países hicieron una pareja muy poderosa. Uno, rico en petróleo, el otro en moral y en el modo de hacer política y en el manejo de la ideología, éste, la ideología, punto de partida de cualquier proyecto. Así, Cuba y Venezuela hicieron un equipo que fue ganando batalla tras batalla, hasta llegar hoy a lo que puede llamarse la gran victoria continental.
INSPIRACIÓN DE AMÉRICA
Sin duda, el proceso que viven Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Brasil, Argentina, Nicaragua, El Salvador y varios países del Caribe, fueron estimulados e inspirados por la dignidad de Cuba, al defender la integridad de su territorio y los derechos sociales de su pueblo, por añadidura, es faro de todos los movimientos progresistas y democráticos que se llevan a cabo a lo largo y ancho del continente, incluyendo a los mismos Estados Unidos y, por supuesto México, a lo que se le denomina ya la Revolución de América Latina, preámbulo de los sucesos populares por venir en la Unión Americana, Canadá y Alaska, la cual, llevará por nombre Revolución del Continente Americano.
FIDEL
Los pueblos son los que hacen la historia. Sin embargo, las individualidades juegan un papel en el devenir. En todo este proceso progresista, democrático, popular, antiimperialista y revolucionario de América Latina, particularmente, un personaje ha jugado un papel determinante. Se nombre: Fidel. Sus apellidos, todo el mundo los conoce. En este momento es oportuno decir que el líder de la Revolución cubana y líder de la Revolución latinoamericana, es también líder de la paz en el planeta. El mundo de los cinco continentes le debe mucho a este hombre, cuyas tesis antiguerreristas y a favor de la especie humana, son asimiladas con atención por jefes de Estado, líderes de todos los confines, así como por los pueblos de la tierra. El galardón se lo ha ganado. El Premio de la Paz lo conquistó hace años; si, desde el 26 de Julio de 1953. Si el Comité Nobel Noruego no le otorga el mérito, todos los pueblos de la tierra, desde el asalto al Moncada, se lo asignaron. Fidel es la dignidad de Cuba.

Anuncios