La Universidad Autónoma de Nayarit se alejó de sus orígenes. No es ahora la entidad que practica los contenidos que le dieron vida en su fundación. Nació con principios elevados. Es muy reconfortante revisar su primera Ley Orgánica. Presumo que somos muy poquitos los que periódicamente abrevamos en aquel histórico y profundo documento. La filosofía naciente de nuestra máxima casa de estudios ligaba minuciosamente a la universidad con el desarrollo de Nayarit, con su historia, con su presente y su futuro. Aquella teoría desapareció. No hay práctica sin teoría. La teoría y la práctica que le sembró su creador el Doctor Julián Gascón Mercado dejó de ser, ahora, es otra. Un hecho particular ofrece pautas para sostener tal argumentación.

Nuestra universidad anuncia la celebración del Tercer Foro para Emprendedores a celebrarse los días 23, 24 y 25 de octubre próximos. Con este motivo ha desplegado una propaganda con anuncios que dicen “Consolidando empresas, impulsando el éxito” y “Vive tu propio negocio, respira tus ideas”.

Las consignas están en la ruta del modelo neoliberal que no resolvió los problemas de los países donde está México y nuestro Estado, Nayarit, y que está siendo rebasado por una estructura que emerge la cual si está enfrentando favorablemente los asuntos nacionales y sociales de las masas que han decidido ese camino siendo la de diversas naciones de América Latina liderados por Venezuela, Bolivia y Ecuador.

El primer slogan del foro “Emprendedores” se refiere a las empresas pertenecientes al sector privado siguiendo la cantaleta de los apologistas del neoliberalismo que reza, muy equivocadamente por cierto, de que “el motor del desarrollo es el sector privado” (la empresa privada) cuando la realidad ha demostrado que dicha estrategia lo que genera es pobreza y más pobreza, es decir, no patrocina desarrollo, ni empleos, ni los satisfactores básicos para todos los humanos, muy pocos son los beneficiados. A propósito, Nayarit es el Estado de la República que ocupa el primer lugar donde se ha incrementado más la pobreza en los últimos años.

Conveniente sería que en este foro auspiciado por la universidad se partiera del principio escrito en la Constitución (todavía no lo borran) que tanto se debe emprender la empresa privada, como la social, así como la estatal, del mismo modo que combinarlas, para, así, construir una poderosa economía en el Estado de Nayarit, capaz de dar solución a nuestros grandes y no pocos desafíos.

La segunda consigna es francamente preocupante. ¿Acaso el pensamiento actual de nuestra universidad es hacer de cada egresado un individuo que tenga su “propio negocio” o, lo que sería todavía peor, promover la idea que cada uno del millón que somos en esta tierra que se llama Nayarit, tengamos nuestro “propio negocio”? Es, definitivamente, algo fuera de la realidad, es absurdo, es demagógico, es anticientífico, antihistórico, contrario radicalmente a la ciencia del desarrollo.

Puntualicemos, aclaremos: la mercadotecnia está dirigida a toda la comunidad, no solamente a un sector; ello, por si alguien se atreve a justificar estos diseños que se ven en algunas partes, sobre todo adentro del campo de la Ciudad de la Cultura.

Este aspecto que parece simple se relaciona con la misión de nuestro centro de enseñanza y el tipo de profesional que ha formado, está formando y seguirá construyendo, hasta que nos pongamos las pilas y rectifiquemos el rumbo y retomemos la ruta progresista y democrática con la que vio la luz nuestra universidad simbolizada por los todos los días recordados caminos de plata. A quienes elaboraron la referida propaganda, que muestra forma y contenido, con certeza les decimos: no es por ahí el asunto.

Es una necesidad que la UAN produzca cuadros que no sean individualistas, que piensen y actúen en el interés general, que piensen primero en el nos y después en el yo, que defiendan primero y por sobre todas las cosas el interés comunitario. La Universidad Autónoma de Nayarit debe regresar a los postulados de su fundación para que asuma la misión superior y elevada de formar profesionales y técnicos que actúen a favor del universo, del continente, del país, de Nayarit, de su municipio, en ese orden, y, al final, en su interés particular, porque, hay que subrayar, el problema individual, en este caso, de cada nayarita, se resuelve solamente cuando se educa con la filosofía que defiende primero lo universal, lo general, lo de nosotros antes que lo mío.

Así es como la Universidad Autónoma de Nayarit será el cerebro del Estado.

Anuncios