Dos palabras son la estrategia del momento y precisan la expresión nacional que está a la vanguardia del momento histórico del país.

“Huelga nacional” es el grito de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) escuchado en todos los rincones de México.

La consigna significa la estrategia que salvará al país, ni más ni menos.

El arranque para salvar a la nación es, sin duda, echar abajo las contrarreformas que se ha propuesto el gobierno de la República encabezado por Peña Nieto.

En el momento de derrotar a  la derecha mexicana salvaguardando escuela pública y derechos laborales de maestras y maestros, así como petróleo y electricidad, en ese mismo instante, se  provocará un salto en nuestro desarrollo histórico, esto, de forma automática.

Tal cambio, se entiende como el hecho de que la actual clase gobernante, parasitaria y burocrática, será desplazada por otra, más avanzada, tal y como ocurrió en la Independencia, en la Reforma y en la Revolución.

La huelga nacional es la única fórmula para derrotar al gobierno nacional en su pretensión por entregar al capital extranjero petróleo, electricidad y educación, con la añadidura de su reforma hacendaria que tiene el objetivo de hacer más ricos a los ricos y  más pobres a los pobres.

Hay que decir, sin rodeos y yendo al grano, quieren hacer de México, una colonia de los Estados Unidos de Norteamérica,

La CNTE es la organización de masas que plantea la huelga nacional. Con ello, se ha puesto a la vanguardia del poderoso e invencible movimiento de masas mexicano.

Para llegar a la huelga nacional, la CNTE está en la construcción del Frente Único de Lucha Nacional (FULN), el cual, está agrupando a todos los sectores de la sociedad mexicana, organizados, en lucha y en movimiento, localizados en todos los rincones de la patria mexicana.

El movimiento de masas mexicano es poderoso porque no sólo viene desde 1810 con la Independencia, pasando por la Reforma en la época de Juárez y la Revolución de 1910, sino, en el presente, en el año 2013, está incrustado en todos los sectores productivos y sociales de la nación, mostrando su inconformidad y oposición absoluta a los contenidos y formas de gobernar, aplicados por los dos partidos, el PRI y el PAN, sostén del modelo llamado neoliberal equivalente a decir capitalismo salvaje.

 Los multitudinarios contingentes que agrupan a millones y millones de compatriotas, protestan y combaten también y del mismo modo, al sistema político y económico que ha concentrado la riqueza de México en muy poquitas manos.

El movimiento de masas mexicano con la CNTE a la cabeza es invencible porque nada ni nadie lo ha podido derrotar.

Ni el 68 ni el 10 de Junio lo vencieron.

Ni el 75 de Nayarit, ni el 88, ni el 2006 ni el 2012, pudieron borrar al gran movimiento social de masas de este país.

 Ahora, ni la agresión en el Zócalo de la ciudad de México el 13 de Septiembre pasado, hicieron sucumbir a la CNTE.  

Después de esto, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y el movimiento de masas está más fuerte que nunca. Eso se expresa de muy diversas formas y maneras.

Dígase lo que se diga, el gobierno está a la defensiva. 

La CNTE y el poderoso e invencible movimiento social de masas en todo el país, está a la ofensiva, avanzando, siendo cada día más fuerte, sumando bases populares y, ya, multiplicando.

Y en la lucha, cuando se llega a la multiplicación, se está llegando y muy cerca de la victoria.

 

 

 

 

Anuncios