Este comentario se escribe en el momento que la CNTE es desalojada del Zócalo, para lo cual, el gobierno usó el método de la violencia y la represión.

Nunca la represión ha sido el camino. La represión y la violencia contra las masas, sólo tiene un nombre: fascismo.

Dar el grito y hacer el desfile en el Zócalo no es asunto de vida o muerte. Se puede hacer en otro sitio.

Se debe tener siempre presente y no olvidar nunca: el autoritarismo de Estado, conduce siempre a la derrota histórica.

¿En dónde están Díaz Ordaz y Luis Echeverría con sus masacres de Tlatelolco y San Cosme? En el exacto sitio al que los llevó el pueblo de México: en el basurero de la historia.

La violencia y represión contra las masas, es decir, el fascismo, definitivamente, está derrotado.

Fracasó en 1968. El pueblo de México lo condenó y rechazó en la represión estudiantil del 10 de junio. En la América Latina, los pueblos no lo han dejado pasar; lo han derrotado; lo han frenado.

Aquí, no pasará.

La represión y el fascismo en México, serán derrotados por el pueblo de México.

La CNTE y las grandes masas de este país, hoy movilizadas y en lucha, saldrán adelante. A nadie le quepa duda de eso.

El desalojo de los maestros de la CNTE del Zócalo de la ciudad de México, corazón del país, no resolverá el problema, al contrario, lo encona más y genera mayores ingredientes de tensión social a lo largo y ancho de nuestra amada República.

El gobierno del Distrito Federal debió haber impedido el uso de la violencia contra las compañeras y compañeros de la CNTE.

El gobierno de la ciudad de México, es el responsable de la represión contra los maestros que simplemente hacían uso de un derecho constitucional al protestar, contra las medidas antipopulares y antinacionales del gobierno, en la Plaza de la Constitución.

El Jefe de Gobierno, debió cuidar el principio de la soberanía que la Constitución otorga a los poderes legalmente establecidos en la capital del país. Mancera, es el responsable de la represión y la violencia usadas contra la heroica CNTE.

El gobierno federal está impedido y no puede violar la soberanía de una entidad, mucho menos tratándose del espacio considerado la sede de la República, donde se asientan los poderes nacionales.

Hacerlo, se llama intromisión. Es la falta del gobierno federal, en este caso. La omisión, corre a cargo del gobierno local y, también, es responsabilidad.

El gobierno federal violó un territorio que no le corresponde. Eso, en palabras llanas, se llama fascismo.

Y el fascismo, está demostrado por la historia, lo derrotamos quitándole el poder a Victoriano Huerta; lo derrotamos en 1968; y lo derrotamos el 10 de junio.

Ahora, en el año 2013, no será la excepción.

¡VIVA LA COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN!

¡VIVA LA MIL VECES HEROICA CNTE!

Anuncios