La lucha de la Coordinadora continúa en las calles de la ciudad de México no obstante que los legisladores resolvieron dos de las tres leyes reglamentarias en el marco de lo que el gobierno denomina la Reforma Educativa.

Miles y miles de maestros agrupados en la CNTE, están en la capital del país, dando la batalla por derogar las reformas constitucionales recientes impuestas por el gobierno y sus partidos, el PRI y el PAN, pilares del neoliberalismo mexicano, así como oponiéndose a dos de las tres leyes reglamentarias aprobadas ayer en un ambiente crítico y hasta vergonzoso para senadores y diputados y, en el caso, de la la Ley General de Servicio Profesional Docente, suspendida por la acción del magisterio, que no sea votada por los integrantes del Congreso de la Unión, en el momento que regrese al pleno legislativo.

MÁS DE TREINTA AÑOS EN LUCHA

 Por contraparte, la CNTE muestra la convicción profunda de que al país le urge un modelo educativo superior, antagónico al de la autoridad, el cual, hay que decirlo, ha generado la insurrección del magisterio nacional, agrupado en la Coordinadora, cuya asociación lleva más de treinta años proclamando una educación popular y democrática, que presupone defender los derechos laborales de los profesores de este país.

La llamada Reforma Educativa del gobierno, es completamente autoritaria, cien por ciento vertical, no se sometió al análisis de los mentores, mucho menos del pueblo en general; plantea perseguir al maestro, atenta contra la pluralidad de la cultura nacional y burla la diversidad de las etnias mexicanas. La legislación gubernamental, expone un método de evaluación, que ofende al maestro mexicano, ya que es quien más y mejor conoce y domina el tema de la formación en las escuelas de la república.

La CNTE ha venido elaborando el nuevo modelo educativo, democrático y popular, humanista, en el curso de varias décadas de trabajo tenaz y lucha ininterrumpida, apoyándose en la diaria labor de los trabajadores de la educación en el aula y tratando a sus alumnos, participando, por añadidura, en un sinnúmero de foros, encuentros, seminarios, congresos, mesas redondas y una diversidad de eventos, tratando el tema de la educación mexicana y las garantías laborales del magisterio nacional. El proyecto educativo de la combativa y heroica Coordinadora, se da a partir de reconocer las difíciles condiciones materiales y de vida del pueblo mexicano, donde hay ocho y medio millones de niños y jóvenes asistentes a centros escolares de preescolar, primaria y secundaria, viviendo en comunidades de muy alta y alta marginación, existiendo, en la república, 124 mil planteles de enseñanza que carecen del equipamiento mínimo.

INCAPACIDAD DEL ESTADO NEOLIBERAL

La Coordinadora sabe que el maestro mexicano es líder cívico y social de la comunidad, que conoce más que nadie este país, por supuesto, mucho mejor que cualquier autoridad gubernamental y que los mentores observan y asimilan todos los días la incapacidad del Estado neoliberal para dar una educación digna, sin embargo, con pocos recursos y grandes carencias, los profesores son quienes forman a la niñez y a la juventud mexicana.

La CNTE trabaja y lucha, en aulas y calles, por una educación humanista, cuyo modelo es contrario a la educación de mercado que propone el gobierno. Su batalla es ejemplar. Trasciende las fronteras de lo educativo y derechos laborales de los trabajadores de la educación. Señala el camino para defender los intereses sociales y nacionales de México. Estamos ciertos que más temprano que tarde el modelo educativo humanista, donde se ubican condiciones laborales dignas para el magisterio nacional, propuesto por la Coordinadora, será el que prevalezca a lo largo y ancho de nuestro inmenso país.

 

 

Anuncios