La economía es el factor determinante en la sociedad. Ésta, la sociedad, en cualquier etapa de su desarrollo histórico, tiene su modo de producción. La economía, es la parte sobresaliente de ese modo de producción. El modo de producción está formado por las fuerzas productivas y las relaciones de producción. En ambas, fuerzas productivas y relaciones de producción, el dinero juega un rol preponderante. “El que paga manda” reza un dicho muy popular y antiguo. O “con dinero baila el perro”, dice otro.

                                 EL DINERO INCIDE EN TODO Y PARA TODO

Efectivamente, la cuestión económica, es fundamental en la vida de la persona, de las personas, de la familia, de las familias y de los pueblos, de los países, de todo el mundo.

Hasta en la relación de pareja, entre el hombre y la mujer, tiene que ver el asunto de la economía, en este caso, del dinero: el cariño entre ambos, es más sólido y elevado cuando están resueltos los derechos básicos que se requieren para la vida humana, esto, existiendo un sistema socio-económico-político justo, democrático, igualitario, punto de partida para garantizar esas prerrogativas indispensables, pero, en el neoliberalismo depredador y salvaje, donde prevalecen las leyes del mercado y el dinero es el dios que manda y todo lo puede, y es la oferta y la demanda la que impone las reglas en todos los órdenes de la vida incluyendo las relaciones sentimentales y familiares entre las personas, la cuestión monetaria es prioridad para alcanzar el equilibrio entre el uno y la otra; el asunto de la plata, así, incide en todo y para todo.

Los centavos también son causa de concordia en la familia o de crisis en la misma. No haber comida en la mesa del hogar, es motivo hasta de enojo y de riñas entre los integrantes del núcleo, ya no digamos de tristeza y llanto de haber infantes en él.

Estando resueltos los satisfactores imprescindibles, la armonía llega a la pareja y a la familia, por tanto, se alcanza la felicidad, siendo ésta, la felicidad, una meta de los pueblos de la tierra y de la humanidad entera.

La felicidad es un derecho por alcanzar en la agenda del hombre en todo el globo. Se alcanzará. No hay duda. Al terminarse la explotación del hombre por el hombre en los cinco continentes, la felicidad de los seres humanos, será una realidad.

El cuadro anterior, se debe trasladar a lo general, al problema nacional y de Nayarit, que es a lo que vamos y lo que nos interesa en este comentario.

En los países es lo mismo: la economía es parte central para tener gobernabilidad y alcanzar la buena marcha de las naciones. México no es la excepción. Nayarit, como parte de México, igual. Aquí, el asunto de la economía es determinante para la sobrevivencia de pueblos, ciudades y comunidades asentadas en esta inmensa república.

¿Por qué no funciona bien la economía tanto en México como en Nayarit?

Porque el modelo está equivocado. Se le da preeminencia a la economía privada. Se piensa que la economía privada es el motor del desarrollo. Gran error. Tenemos que cambiar el modelo y darle importancia a la construcción de una fuerte economía social que se entrelace a la economía privada y a la estatal. Es decir, construir una fuerte economía social, es el camino de México y, consecuentemente, de Nayarit.

Anuncios