No somos dos, ni tres, ni diez, ni quince o cien, los que seguimos vivos y fuimos testigos en la lucha de 1975.

Somos un millón. Somos todo un pueblo, lo que queda de aquella contienda.

Fue el pueblo quien hizo aquella batalla, el que escribió aquella página gloriosa de nuestra historia.

Hay que repetirlo, las veces que sea necesario: lo único permanente y eterno es el pueblo.

El pueblo de Nayarit, ahora, en 2013, es el mismo pueblo que el de ayer, en 1975.

Este pueblo, es, repitiendo, permanente y eterno.

Un personaje interpretó, puntualmente, milímetro a milímetro, sabiamente, los anhelos del pueblo, hace exactamente 38 años: Alejandro Gascón Mercado. Pero, el actor principal, el protagónista absoluto de aquella gesta, fue el pueblo de Nayarit.

Nuestra gran tarea, por consecuencia, hoy por hoy, es rescatar al pueblo de Nayarit.

Sólo el pueblo podrá lograr los cambios que nos planteamos en 1975. Son los mismos. Siguen siendo los mismos: cambios en un sentido social, democrático, popular, progresista, a la izquierda, socialista, comunista, mismos que, se podría sintetizar, diciendo que hoy, en 2013, en 2014 y los años que siguen, como ayer, en 1975, debemos y tenemos que construir en nuestro muy querido Estado, Nayarit, el PODER POPULAR.  

Anuncios