Por haber destapado el espionaje masivo que realiza Estados Unidos y Gran Bretaña, mediante la intervención de miles de cuentas en populares sitios de Internet como google y facebook, el gobierno norteaméricano está condenando al jóven técnico computacional Edward Joseph Snowden, extrabajador de la Agencia de Seguridad Nacional.

En resúmen: el “delito” de Snowden que ameritó la orden de arresto expedida por el gobierno yanqui, es defender la libertad de expresión y la seguridad de los ciudadanos de todo el mundo. Es acusado de espionaje y robo de documentos.

Al momento de escribir este comentario, el jóven se encuentra en Moscú, en espera de que algún país le conceda asilo, lo que parece ser, podría decidirlo la República de Ecuador, ya que la solicitud del perseguido por el gobierno norteamericano, fue ante el gobierno presidido por Rafael Correa, aunque, también, el Presidente Nicolás Maduro ha declarado que Venezuela podría alojar a este muchacho que le ha hecho un gran servicio a la humanidad con su sapiencia y valentía.

Es considerado ya por la opinión pública del mundo, como el HÉROE DE LAS LIBERTADES INDIVIDUALES.

Al revelar detalles de dos programas masivos de vigilancia secreta en teléfonos e internet de usuarios privados implementados por la Agencia de Seguridad Nacional del gobierno de los Estados Unidos, el Presidente Obama decidió la persecución de Snowden, porque la gran preocupación del representante del imperio yanqui, es que este joven desafiante y audaz, revele más secretos.

Este muchacho tiene 30 años de edad. Desde chamaco, en su época de estudiante, se le vió la pasión por el tema de la privacidad de las personas. En las pasadas elecciones gringas, no votó ni por el Repúblicano ni por el Demócrata, lo hizo por un tercer partido.

En los primeros dias de este mes que fenece, hizo las impactantes declaraciones, a través de los periódicos The Guardian y Washington Post, argumentando que el motivo de las filtraciones, no era otra cosa, más que destapar el “estado de vigilancia” existente en Estados Unidos.

Snowden agregó a sus tronantes expresiones que conmovieron al mundo, que no podía “en conciencia, permitir al gobierno de Estados Unidos destruir la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo con esta gigantesca maquina de vigilancia que están construyendo en secreto”

“No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir”, dijo.

Añadió: “No tengo intención de esconder quién soy porque sé que no he hecho nada malo. No hice nada malo. Soy un convencido de que deben ser los ciudadanos los que decidan sobre el poder que le otorgan al Estado y no un burócrata de turno”

El debate a nivel mundial generado por la acción de Snowden está muy intenso.  Baltazar Garzón, el abogado antipinochet y que lleva el caso de Julián Assange, ha expresado: “Lo que se le ha hecho a Snowden y a Julián Assange —por realizar o facilitar revelaciones de interés público— es un asalto al pueblo”

La lucha de Snowden, así como la de Assange y la de Manning, es que Estados Unidos no debe convertirse en un Estado de Vigilancia en el mundo y que las redes sociales no sean las nuevas formas de dominación, así como que la Revolución Tecnológica no esté al servicio del poder imperial, por tanto, de los poderes neoliberales diseminados por todo el globo, tal y como el que padecemos en México.

Los avances tecnológicos deben servir para democratizar las relaciones sociales y no deben ser instrumentos de nuevas formas de dominación.

Debe cesar, por tanto, la violación a la privacidad, como parte fundamental de los Derechos Humanos.

Debe cesar, también el espionaje masivo de llamadas y datos de internet, por parte de las autoridades a todos los niveles en los cinco continentes, empezando por el gobierno de los Estados Unidos.

Debe cesar esa relación pervertida y malévola entre Facebook y Microsoft y el gobierno norteamericano para espiar a los usuarios.

Debe cesar la acción del gobierno yanqui al usar el PRISM, con cuyo programa tiene acceso directo a los servidores de nueve empresas de internet, para vigilar mensajes, videos o fotos tanto al interior de los Estados Unidos como en el extranjero.

Debe cesar el espionaje que se registra, hoy como nunca, a lo largo de la historia universal.

Nos pronunciamos desde esta trinchera, por darle protección a este jóven norteaméricano, nacido en Carolina del Norte y hacemos votos porque el gobierno del Ecuador lo reciba en esta tierra, ya que de acuerdo a las leyes internacionales EL ASILO ES UNA PROTECCIÓN HUMANITARIA.  

 

Anuncios