El maestro mexicano está a favor de la evaluación. Es mentira que se oponga a ello.

La evaluación al magisterio nacional debe ser de abajo hacia arriba.

¿Qué quiere decir de abajo hacia arriba?

Los maestros son los que más saben de esto. Nadie más, en este país, sabe más que ellos en materia de educación.

El magisterio nacional tiene ya un diseño de esto, concerniente a la evaluación.

El maestro mexicano, a lo largo y ancho del país, está indicando, para llevar a cabo el asunto de la evaluación, que en cada escuela se forme un Consejo de Evaluación nombrado por la comunidad.

Tal Consejo de Evaluación, deberá considerar:

1.- Las condiciones materiales del plantel;

2.- El trabajo docente;

3.- La carga administrativa;

4.- La asistencia regular de alumnos;

5.- El aprovechamiento académico;

6.- El desempeño de las autoridades.

En la propuesta que hace el magisterio nacional para llevar a cabo este esquema de evaluación, se pide que este modelo se haga a escala de todo el estado, es decir, a nivel de cada entidad de la república. Ello es, completa y absolutamente correcto y justo.

La evaluación, por tanto, al magisterio mexicano, no debe ser impuesta desde arriba, desde las cupulas del gobierno, verticalmente, autoritaria y antidemocráticamente; la evaluación debe darse de abajo hacia arriba, democraticamente, esto es, el maestro también debe ser tomado en cuenta por ser quién más sabe y conoce el tema de la educación, junto a la comunidad, destacando, en esta parte, los padres de familia.

Anuncios