Los casi dos millones de maestros mexicanos apoyan, demandan y están exigiendo —–en una lucha que libran las 24 horas del día a través de una movilización poderosa e impactante—– que el presupuesto nacional para la educación sea del 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, 8.22 por ciento más de lo que se acordó para el año que corre, siendo, de este modo, solamente 3.78 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para estos doce meses del 2013.

Todo el magisterio nacional sostiene y reclama tal cuantía, con el fin de que se resuelva, a la voz de ya, el deterioro y las criminales limitaciones que muestran los centros escolares del país y, éstos, sean dotados, también a la voz de ya, con las condiciones materiales y humanas indispensables y necesarias.

Los maestros de México piden un presupuesto suficiente para educación, con la mira y visión de que, así, la actualización de la planta docente nacional, se vea y tome como un derecho y, bajo ninguna circunstancia, como represalia y persecución, tal cual, lo estipula la antidemocrática y autoritaria Reforma Educativa de este gobierno neoliberal.

El más preciado tesoro que tiene este país, el magisterio nacional, demanda, con justicia, el 12 por ciento para educación, con el claro propósito de establecer a lo largo y ancho de la república, un sistema nacional de bibliotecas presenciales y virtuales, como herramienta necesarísima, urgentísima, en la formación de nuestros bien amados niños y jóvenes pero, que, al mismo tiempo, contribuya a elevar la educación y la cultura de las grandes masas mexicanas.

De la misma manera, este monto, puntualizado por los mentores y totalmente apoyado por el pueblo de México, será para dar solución a un asunto de vida o muerte para la nación, que, es, ni más ni menos, acabar de una vez y para siempre, con el analfabetismo en la república y que nadie se quede sin conocer el alfabeto y todos los mexicanos, absolutamente todos, sin excepción de nadie ni de uno solo, sepan leer y escribir.

El 12 por ciento para educación como lo ha fijado el magisterio nacional encauzará la ruta de la república para que toda la población mexicana vaya escalando gradualmente niveles de eneseñanza hasta llegar un día ¿por qué no? a que todos los hombres y mujeres nacidos y radicados en esta gran y hermosa nación que lleva por nombre México alcancen nivel de DOCTORADO. Esta es la estrategia correcta y absolutamente posible. Esta es la gran utopía del pueblo mexicano que más temprano que tarde habrá de hacerse realidad.

Anuncios