En nuestro comentario de ayer, expresamos que el socialismo es lo único que funciona. Así de sencillo. Así de simple. Y, no hay más. Ni le busquen.

Para muestra un botón. El ejemplo es Cuba. La isla de Fidel es una potencia. No en la dinámica de las leyes del mercado. Las leyes del mercado son ciegas y sordas. No ven ni oyen ni tienen sentimientos. Allí no hay moral que valga ni que cuente. Al mercado no le importa el dolor humano. Allí predomina sólo la ganancia.

La mayor riqueza que tienen los países son sus habitantes, su pueblo.

En esta porción geográfica, Cuba, la isla más grande del Caribe, viven hombres y mujeres libres, con una conciencia patriótica fuera de serie.

Tal cuadro, se debe al sistema socioeconómico que resolvió construir estructuras que distribuyeron con justicia y democracia la riqueza del país.

Cuba es la zona más justa del universo. Es el modelo a seguir por todos los pueblos de la tierra, entre ellos, por supuesto, el nuestro, México.

Los mismos Estados Unidos de Norteamérica, aunque usted no lo crea, llegarán al socialismo. Eso, no tiene vuelta de hoja, por ley sociologica e histórica.

El socialismo ya se construye y construirá de acuerdo a las peculiaridades y culturas que cada nación tiene. En Cuba con ron, tabaco y azúcar. En México con tequila, maíz y mariachi, por decirlo de algún modo, al estilo coloquial.

Lo anterior, sin dejar de tomar en cuenta y considerando el desarrollo histórico de cada país.

Lo que es claro y está demostrado por la práctica y la realidad: para el hombre y los pueblos, el socialismo es lo único que funciona. El socialismo es el futuro. El neoliberalismo o capitalismo salvaje, no le funciona a los pueblos ni al hombre. 

Anuncios