El cuadro político que toma a la política como una manera para amasar riqueza y hacer fortuna personal a la sombra del poder público, se equivoca cada segundo y siempre al interpretar el presente, nunca se da cuenta ni sabe ni se entera que los fenómenos históricos son originados por causas y efectos y son tremendamente ignorantes porque creen y están convencidos que el estado de cosas prevaleciente, será interminable y para toda la vida y que el capitalismo y el régimen de explotación nunca va a terminar ni habrá de cambiar, consecuentemente, no existe fuerza en el universo que lo tumbe y derrote.

Los cubre el pesimismo aunque se esfuercen por mostrar otra cara, en el fondo son tristes y desconfiados hasta de su propia sombra, creyendo con ceguera y oídos sordos, que el régimen de propiedad privada será a perpetuidad. Los arrastra a toda costa y a como de lugar el sentimiento de propiedad, pensando solo en el dinero y en lo que van a ganar.

Un día llegará en que toda la comunidad practicará y ejercerá la política como lo que es: LA CIENCIA MÁS ELEVADA DEL PENSAMIENTO HUMANO, dejando atrás y sepultando para siempre, por los siglos de los siglos, la rutina aventurera y mercantilista de hacer política. Esa no es la política. 

Anuncios