El petróleo es de la patria. La patria es un conjunto de elementos. La patria es la tierra, las montañas, los cerros, los manglares, el mar y los oceános, las playas, las costas; todo lo que hay en el subsuelo incluyendo minerales e hidrocarburos; la patria es también el agua, los ríos, los lagos, las lagunas, los manantiales, los volcanes, los anímales; y, por supuesto, casi 120 millones de personas que habitamos este inmenso territorio llamado México somos la patria. Igual, la patria, son las escuelas, las universidades, las clínicas, los hospitales, las fábricas y talleres, los centros de trabajo, los mercados, el Estado y sus instituciones, las organizaciones de todo cárácter, los templos, la vivienda construída en estos suelos, las grandes avenidas, las calles, los parques y kioskos, el zócalo, las carreteras, las autopistas; todo, absolutamente todo, lo existente en este país, contando los cielos y el espacio aéreo. El petróleo mexicano es, por tanto, propiedad de este cúmulo de circunstancias.

 El General Cárdenas se lo entregó a la patria y al pueblo de México. El petróleo no es de ningún particular; el petróleo no es de ningún político ni de los políticos; el petróleo no es del gobierno, ni de la Presidencia de la República, para que se oferte, tal cual baratija, como mal e indebidamente se hizo recientemente en la Cumbre del Grupo de los 8 llevada a cabo en Europa; el petróleo no es de ningún partido político, el petróleo no pertenece tampoco a dos partidos políticos, el petróleo no es de los senadores de la república, el petróleo no es de los diputados que integran el Congreso de la Unión, el petróleo no es de un sistema que lleva por nombre neoliberalismo; el petróleo es, remarcando e insistiendo, de la nación y la nación es todo el territorio nacional, todo lo que hay en él, más, redundando, casi 120 millones de personas que lo habitamos, con la añadidura, el petróleo mexicano es historia, nuestra rica y excepcional historia; y la historia de México data desde mucho antes que llegaran aquí los españoles.

El petróleo mexicano siempre ha estado en la mira del capital extranjero. El pueblo de México siempre lo ha defendido. El pueblo de México no le ha fallado al General Cárdenas: desde 1938, siempre ha salvaguardado este riquisimo patrimonio que aquel gran Presidente puso en sus manos. En 2013 y los años por venir, no será diferente. Estaremos en la línea de defender este recurso, AL PRECIO QUE SEA NECESARIO. A nuestros bien amados niños se les enseña en la escuela lo que es el petróleo para el país y el significado que tiene el 18 de Marzo de 1938. Es de las grandes cosas que tiene nuestro sistema educativo.

Y lo defenderemos con la herramienta de siempre: con la movilización popular, tal y como lo hizo el General Cárdenas en 1938. Los vendepatrias son muy poquitos en este país. Se cuentan con los dedos de las manos. Los patriotas somos la gran e inmensa mayoría de la población. Los patriotas, los que amamos a este país, los que decimos que EL PETRÓLEO ES NUESTRO, somos casi 120 millones de mexicanos y es muy dificil, casi imposible, que le quiten a toda una nación, a casi 120 millones de mexicanos, lo que les pertenece; en este caso, su tesoro más preciado: el petróleo.

Démosle operatividad a la defensa del petróleo. Armemos el gran frente nacional que defienda y salvaguarde el petróleo como propiedad de la nación y de todos los mexicanos, incluyendo a todos y sin excluir a nadie. Construyamos el gran frente a todos los niveles, a nivel república, a nivel de todos y cada uno de los estados, a nivel de todos y cada uno de los municipios mexicanos, a nivel de cada población, colonia y barrios que están dentro del territorio nacional. Movilicémonos, a la voz de ya, por calles, caminos y plazas de toda la república. Es la vía para defender este recurso. Es la ruta para seguir diciendo con orgullo que EL PETRÓLEO ES NUESTRO. ¡¡¡¡¡Y LO DEFENDEREMOS AL PRECIO QUE SEA NECESARIO!!!!! 

Anuncios