El magisterio nacional propone una educación humanista.

El gobierno sostiene una educación de mercado.

El mercado es la columna vertebral de la Reforma Educativa puesta en la mesa por los representantes del Estado mexicano.

El mercado es ciego.

El mercado también es sordo.

El mercado no ve ni oye.

El mercado es insensible a todo lo humano, a todo lo social.

El mercado tiene como estrategia únicamente la ganancia y su dios es el dinero para concentrarlo en poquitas manos.

La educación humanista que proyecta el magisterio nacional, considera en primerísimo lugar, a los valores universales.

La educación humanista que idea el magisterio nacional, amplía de forma extraordinaria , el derecho humano a la educación.

La educación humanista que expone el magisterio nacional, fortalece la instrucción pública.

La educación humanista que avizora el magisterio nacional, ya forma y formará generaciones para el desarrollo tanto comunitario, como regional y nacional, sin dejar de mirar hacia el mundo, donde se ubica el continente americano y nuestro querido subcontinente, América Latina, nuestra PATRIA GRANDE, como la llamó El Libertador Simón Bolívar.

La batalla ahí está.

El combate es frontal, a nivel de PATRIA O MUERTE.

Educación humanista contra educación de mercado.

La primera es presentada por el magisterio nacional, la segunda por este gobierno neoliberal, depredador.

Ganará, sin duda, la educación humanista.

Porque, como muy bien dijo Nelson Mandela:

“La educación (interprétese: humanista) es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”

¡Muy cierto!

¡Así es! 

Anuncios