El Sindicato Mexicano de Eelectricistas ganará la batalla, no tenemos la menor duda de ello.

Ha sido una lucha dura, dificil, de mucho sacrificio, pero ejemplar, digna, que ha cubierto de gloria y honor, no sólo al movimiento obrero nacional, sino a la república entera.

La dirección del SME ha sido consecuente, combinando clara sabiduría (la sabiduría de casi cien años de lucha diaria y constante), gran decisión, inquebrantable valentía y vertical arrojo.

Nada ni nadie los ha intimidado, ni las amenazas de todo tipo, ni la represión de Estado, ni la cárcel.

Siguen sentados en la mesa. De Los Pinos, se fueron a Gobernación, donde están. El Sindicato pide la reinstalación en sus puestos de trabajo de 16 mil 599 obreros que no se liquidaron. Es lo que procede para terminar con el conflicto. Todo México estamos con los electricistas del SME.

El gobierno tiene que reinstalarlos por la vía de Patrón Sustituto, esto es, reconociendo que la empresa otorgante del servicio es Comisión Federal de Electricidad. O bien, tiene que restaurar Luz y Fuerza del Centro o, una tercera opción puede ser la creación de una nueva empresa propiedad de la nación, ya que, en este caso, no se puede violar el principio escrito en la Constitución Política de los Estados Unidos Méxicanos, que se refiere a que todo lo que gire en torno de la industria eléctrica nacional, es propiedad de la nación mexicana. 

El SME, así, no sólo defiende el interés social, sino, también, el interés nacional, es decir, está defendiendo, con todo, la industria eléctrica nacionalizada, que es el camino para el desarrollo independiente de México, tal y como los hechos lo han demostrado.

Anuncios