Pareciera una simpleza. Pero, no, no lo es. La confrontación en nuestros días, se da entre el dinero y las ideas. Se antoja, algo fuera de foco y, tal vez, planteado de una manera subjetiva. Pero, no. En verdad, las ideas, hoy en día, se enfrentan a los centavos. Se podría decir que es una riña desventajosa, porque la mayoría de las personas a las cuales se les preguntara, dirían, seguramente, que las ideas nunca le ganarán al dinero. Sin embargo, yo sostengo, que las ideas le han ganado, le están ganando y le ganarán la batalla al dinero. Es decir, la batalla de las ideas, sale a flote, ante y frente al cada día más pervertido y cochiniado mundo del dinero y del capital. Aquí y en China, en todos lados, en todos los confines de este planeta que lleva el nombre de Tierra. Porque esta disputa, a la que nos referimos, es mundial, continental, nacional, se da en estados y municipios, también, a nivel del rancho.

Así ha sido siempre. Hidalgo y Morelos ganaron la Independencia con ideas, porque con este recurso, las ideas, movieron a todo un pueblo. Juárez ganó la Reforma con ideas, porque fueron las ideas, aquel entonces, lo que movió al pueblo de México. Flores Magón y Madero, ganaron la Revolución con ideas; fueron las ideas, lo que movió al pueblo de México, derrotando al régimen feudal de las haciendas y al oprobioso sistema político del porfirismo. Lázaro Cárdenas ganó el petróleo y la reforma agraria con ideas, derrotando al capital foráneo y doméstico. Fidel Castro hizo triunfar la Revolución con ideas, porque las ideas armaron al Ejército Rebelde y movilizaron a todo un pueblo. Chávez, con ideas, triunfó sobre el dinero, e impulsó la triunfante Revolución Bolivariana en Venezuela. Aquí, sin ir muy lejos, Alejandro Gascón Mercado ganó con ideas, el poder político del Municipio de Tepic, derrotando al dinero, en el año 1972, cuando, supuestamente, el capital era y se veía invencible.

“Este Miguel está loco. ¿Cómo se le ocurre, o en que cabeza le cabe, comparar a las ideas con el dinero?”, habrán de comentar muchos. Justamente por eso, sabiendo eso, me atreví a tratar el tema, aquí, en esto que se llama las redes sociales.

Soy de los que piensan que, quienes viven con la filosofía de que el dinero lo hace todo, lo es todo, o apelando a aquel dicho popular de que “con dinero baila el perro”, quienes piensan así, tienen a su alrededor, un mundo muy pequeño. Aquí, se aplica aquella frase muy famosa y muy conocida, acuñada por el Padre de la Patria, Miguel Hidalgo y Costilla que dice que “el único dios de los ricos, es el dinero”. Y, es cierto, los ricos solo están pensando en el dinero. El dinero, para ellos, para los ricos, es el principio y el fin de todas las cosas. Esa es su gran debilidad. Esa es la gran derrota del capital, sea de aquí o de fuera. Y como su pensamiento es estrecho, eso, los lleva a construirse a sí mismo, grandes limitaciones en los conocimientos generales que el ser humano debe o puede asimilar. De ahí que existen estudios, hechos con el rigor científico, de que los contingentes con pensamiento de izquierda, son más inteligentes que los seres humanos que militan en el conservadurismo y la derecha. Y eso es absolutamente lógico. Quien sólo piensa en hacer dinero, se encierra en ese mundo, que es muy pequeño. Mientras, el ser humano que tiene una idea progresista, de avanzada, está siempre profundizando, investigando, estudiando y ampliando sus conocimientos generales, los cuales, son, al fin de cuentas, los que construyen al mundo.

En esta batalla, IDEAS CONTRA DINERO, que es, a todos los niveles, LA CONFRONTACIÓN HISTÓRICA DE HOY, el terreno de las ideas es el que sale adelante y triunfa y es el que finalmente se impondrá y triunfará. Sin duda.

Anuncios