Etiquetas

El segundo domingo de Noviembre de 1972, los socialistas ganamos las elecciones en el Municipio de Tepic, Nayarit, México.

A partir del primero de Enero de 1973, empezó a trabajar en la capital de Nayarit, un gobierno radicalmente distinto a los anteriores.

Se instauró, en verdad, un auténtico PODER POPULAR.

Hay que decir que, ni en la campaña, ni ya en el gobierno, se escondió ni se matizaba la ideología que guiaba y movía a los dirigentes de aquel novedoso proyecto, jamás visto en el escenario de Tepic y de Nayarit, también del país, porque no pocas personas que vinieron a constatar aquél ejemplo, se regresaban sorprendidos, comentando que lo que se hacía en esta parte del noroeste de la República, era semejante a los Soviets de la lejana Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Es más, cada vez que algún visitante preguntaba al Alcalde, cómo se le había hecho para ganarle al PRI el poder del Municipio cuando este partido en la década de los setentas era todo, era federación, estado, municipio, ejido, sindicato, cooperativa, escuela, fábrica, hasta familia, ya que tal nomenclatura partidista estaba metida en la cocina de todos los hogares mexicanos, respondía con absoluta certeza y sin titubeos, que él no había ganado las elecciones ¿entonces quién ganó? era la respuesta de asombro de la gente, a lo que el Presidente Municipal, decía: “Fidel Castro y Salvador Allende”.

Por supuesto, los exponentes de la izquierda en el mundo y, de forma muy particular en América Latina donde se incluye México y nuestro Estado Nayarit, son Fidel Castro y Salvador Allende. Estos dos grandes líderes de la izquierda, han luchado y lo siguen haciendo, contra el capitalismo y por la construcción del único sistema que salvará a la humanidad y a los pueblos de la tierra, el sistema socialista.

Esta es la izquierda. Lo demás es cuento. El capitalismo está tronado, no le funciona a las grandes masas, ni a la naturaleza ni al medio ambiente. El socialismo, es el futuro, es el régimen que ofrece las estructuras para resolver problemas sociales y nacionales, lo mismo que globales. 

Anuncios