El momento no está para acciones frívolas. Los mexicanos tenemos que actuar con responsabilidad ante la embestida de la derecha, representada por el PRI y por el PAN, que va por la privatización del petróleo, pero, también, por el servicio eléctrico de la República, ambas empresas, según la Constitución, propiedad de la nación.

Y aquí, no vamos a inventar nada. La línea a seguir, la dejó muy clara el General Lázaro Cárdenas, desde 1938, cuando tomó la decisión histórica y patriótica, de hacer valer y ejecutar el principio que el Constituyente de Querétaro, 21 años antes, en 1917, había plasmado ya en el artículo 27, mismo que, en su texto indicaba que “Corresponde a la nación el dominio directo de….. el petróleo y todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos”.

La estrategia del General Cárdenas, entonces, en 1938, fue la integración del GRAN FRENTE NACIONAL PATRIÓTICO, al que integró a todas las fuerzas políticas y sociales de la nación, el cual, fue la llave para que todo el pueblo de México se incorporara y movilizara en defensa del petróleo mexicano. Todavía están presentes aquellas imágenes estremecedoras cuando las amas de casa entregaban su gallina o su cochinito para ayudar a la causa, o a la señora de clase media entregándole al General sus joyas para que le hiciera frente al problema, o al campesino labrador dando su cosecha para que el gobierno revolucionario encabezado por el hombre de Jiquilpan cumpliera con la misión patriótica.

Fue el pueblo de México, coordinado y conducido por el GRAN FRENTE PATRIÓTICO NACIONAL, el que hizo la hazaña.

Hoy, no puede ser de otra manera. La estrategia es la misma de 1938. La línea es la que nos enseñó el General Cárdenas. Se tiene que mover todo el pueblo de México. Para que todo el pueblo de México se mueva, tenemos que articular y construir el GRAN FRENTE NACIONAL EN DEFENSA DEL PETRÓLEO Y LA ELECTRICIDAD, en el cual, quepan todos, estén todos, obreros, campesinos, estudiantes, jóvenes, maestros, empresarios, artesanos, artistas, amas de casa, clases medias baja y alta, en fin, todos los sectores deben estar presentes en esta gran coalición, con la cual, los neoliberales del PRI y del PAN, no podrán y saldrán derrotados, como en 1938.

El horno no está para bollos. El imperio no está jugando. La derecha es insaciable, mientras más tiene, más quiere. La derecha mexicana quiere todo. Quiere el petróleo y quiere la electricidad. Y va también por meterle el IVA a medicinas y alimentos para, según ellos, tapar el hueco que dejará la renta petrolera luego de su privatización. No se los vamos a permitir.

El petróleo es factor de unidad. Los sectores en el país están alerta ante esta pretensión de la derecha. Sólo falta la articulación de los mismos. Incluso, hay segmentos al interior del PRI y del PAN, que se oponen a la privatización. Ellos también forman parte de este GRAN FRENTE NACIONAL, en el cual, todos cabemos, todos caben, nadie estorba, cualquier brazo, en esta causa histórica, es necesarísimo e indispensable. 

Anuncios