July 6, 2013 at 7:52pm

La Secretaría de Hacienda del gobierno mexicano, diagnostica y reconoce que:

  • Una tercera parte de la población del país, carece de acceso a vivienda digna y decorosa.
  • 2 millones 250 mil personas, viven en hacinamiento.
  • El rezago habitacional en México, totaliza 9 millones de hogares.
  • El faltante de techos en la nación, representan el 31 por ciento de las moradas particulares habitadas.
  • 9 millones de casas equivalen al 31 por ciento de los refugios privados ocupados.
  • La deuda de residencias en nuestro país, involucra a 35 millones 700 mil mexicanos: casi 36 millones.
  • El amontonamiento se concentra en 561 mil domicilios.
  • Las moradas con materiales en deterioro, ascienden a un millón 100 mil.
  • Los alojamientos que no tienen óptimas condiciones en la República, se cuentan en 7 millones 300 mil unidades.

Con estos datos duros, publicados por el gobierno federal, basta para decir que el neoliberalismo mexicano, operado por el PRI y  el PAN, no le funciona al país; urge un cambio radical y profundo;  esta transformación nacional debe ser conducida por la clase obrera;  la clase obrera, aliada a los campesinos, es la izquierda; debe instaurarse, en las tierras de Benito Juárez y del General Lázaro Cárdenas, el PODER POPULAR.

El PODER POPULAR, es el sistema que resolverá el problema de la vivienda en el país, así como los demás derechos básicos de los mexicanos, siendo éstos, empleo y trabajo, salario bien remunerado, educación, salud, alimentación, cultura, recreación, seguridad y cuidado del medio ambiente y la naturaleza.

Anuncios